Hillsong y la Adoración: mi opinión a la crítica de Cameron Buettel y Jeremiah Johnson

Opino que Cameron Buettel y Jeremiah Johnson se pasan de la raya con la crítica, a veces, y me da la sensación, que más que ser un análisis teológico serio, pareciera más bien, un asunto de resentimiento personal.

Aclaro que mi motivación no es defender incondicionalmente a Hillsong pero cuando leo cosas injustas y acusaciones infundadas, pues no me puedo aguantar y tengo que comentar algo al respecto.
Por ejemplo, catalogar de enfermedad y negligencia doctrinal a la canción cuya letra es: “No querías un cielo sin nosotros” e interpretar de esa frase que Dios padecía de soledad e insatisfacción en el cielo y por eso quiso redimirnos y llevarnos allá, me parece no menos que exagerado y claramente un juicio injusto. Luego no logró entender del todo que problema tienen con la declaración de que “mi pecado fue grande pero su amor fue mayor”. Por el contrario me parece prácticamente una paráfrasis de las palabras del apóstol Pablo al declarar que cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia.
Ya que critican la falta de información y la teología incompleta en las canciones de Hillsong, les diré que caen en lo mismo en el artículo (que es mucho más extenso que una canción) al escribir que “el tema que resuena a través de la Escritura es el deseo de Dios de glorificarse a Sí mismo al redimir a los pecadores.” Esto es verdad pero no es la verdad completa. Para que lo entiendan, cito a J.I Packer porque explica perfectamente este punto:

“El amor de Dios hacia los pecadores conlleva el que él se identifique con el bienestar de ellos. En toda expresión de amor está involucrada esta clase de identificación: es, más aun, la prueba de si el amor es genuino o no. Si un padre sigue alegre y despreocupado mientras su hija se está metiendo en líos, o si un esposo permanece impasible cuando su mujer está angustiada, nos preguntamos en el acto cuánto amor puede haber en su relación, porque sabemos que los que realmente aman solo están contentos cuando aquellos a quienes aman están de verdad contentos también. Así es con Dios en su amor para con el hombre… el fin último de Dios en todas las cosas es su propia gloria: que él sea manifestado, conocido, admirado, adorado. Esta afirmación es verdad, pero es incompleta. Tiene que ser equilibrada por el reconocimiento de que, al centrar su amor en los hombres, Dios ha ligado voluntariamente su propia felicidad definitiva con la de ellos. No es por nada que la Biblia habla de forma habitual de Dios como el amante Padre y Esposo de su pueblo. Se deduce de la misma naturaleza de estas relaciones que la felicidad de Dios no será completa hasta que todos sus amados estén definitivamente libre de problemas y peligros: Hasta que toda la iglesia redimida de Dios sea salva para no pecar. Dios era feliz sin el hombre antes de que el hombre fuese creado; y hubiera seguido siendo feliz si se hubiese limitado simplemente a destruir al hombre después que pecó; pero, tal como están las cosas, ha derramado su amor hacia los pecadores particulares, y esto significa que, por su propia y libre elección, ya no ha de conocer la felicidad perfecta y permanente mientras no haya llevado al cielo a cada uno de ellos. En efecto, Dios ha resuelto que en adelante, y para toda la eternidad, su felicidad estará condicionada a la nuestra. Así Dios salva, no solo para su gloria, sino también para su felicidad. Esto sirve en buena medida para explicar por qué es que hay gozo (el gozo de Dios mismo) en la presencia de los ángeles cuando un pecador se arrepiente (Lucas 15:10), y por qué habrá «gran alegría» cuando Dios nos presente sin culpa en el día final en su propia presencia sacrosanta (Judas 24). Este pensamiento sobrepasa el entendimiento y casi agota la fe, pero no cabe duda de que, según la Escritura, tal es el amor de Dios.”

Y para rizar el rizo, aseverar que “la influencia significativa que Hillsong maneja está sembrando confusión y corrupción en la siguiente generación de la iglesia” ya es la guinda al pastel de la exageración y la acusación injustificada.

ESJ2016 1207-003

Hillsong y la Adoración

Juan 4:23-24

Por Cameron Buettel y Jeremiah Johnson

Esto no es una actuación
Señor, ruego que sea adoración

Palabras vacías que no puedo pagar

No estoy buscando sentimientos

No es por eso que estoy cantando

Eres la razón de mi canción

Y solo quiero cantar
Si canto con todo

Si canto para ti, mi Rey

No puedo imaginar por qué
Yo haría todo esto por el bombo

Porque todo es para levantarte

En este punto de la canción titulada “Solo Quiero Cantar,” la música se eleva, las luces estroboscópicas se encienden y todos en el escenario y en la multitud comienzan a bailar con imprudente abandono.

La ironía es difícil de perderse.

Ver la entrada original 1.621 palabras más

Una perspectiva global del Evangelio y el Reino de Dios

Proyecto del curso ¿Qué es el Evangelio? del Instituto de la Fuente, iglesia local en la ciudad de Quito, Ecuador, donde me congrego actualmente. Para más información de los temas tratados y los recursos, visite la web de la Fuente.

Esto solo es un resumen general, una visión panorámica de lo que es el Evangelio y el Reino de Dios pero a medida que se avance en el curso, se verá más detallado muchos de los puntos tratados en este estudio.

Espero que les ayude.

Curso 222 – “Equipando líderes en la iglesia local”

Te invito a conocer esta iniciativa de la Iglesia Evangélica de la Gracia de Barcelona y la Iglesia Bautista Reformada de Palma de Mallorca, cuyo objetivo es equipar a siervos de Dios para la edificación de la iglesia local, en un curso anual, online y gratuito:

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”. 2 Timoteo 2:2:

 

“Victoria 1 – El Cristo glorioso entre nosotros” – Mensaje del pastor Israel Sanz de la Iglesia Evangélica Bautista de Córdoba

El pastor Israel Sanz tiene verdadera pasión por la supremacía de Cristo, para que se vea como realmente es, glorioso en extremo y exaltado sobre todas las cosas, y lo comprobamos al escuchar este mensaje lleno de la unción del Espíritu Santo.